Trabajar con capas de ajuste en Photoshop

Nivel: Básico

Si pidiera que levantaran la mano aquéllos que trabajan en Photoshop día a día utilizando capas de ajuste en lugar de aplicar ajustes directos a su imagen, estoy más que segura que serían muy pocos los que la levantarían.

Hay mucha gente que hoy en día no sabe de la existencia de estas capas e, incluso, muchos de los que sí las usan recientemente, asegurarán que aparecieron por primera vez a partir de Photoshop CS4. Les hablo un poquito de historia: resulta que las Capas de Ajuste surgieron en la versión 4 de Photoshop, justo una versión después del nacimiento de las capas regulares; sí, desde Photoshop 4, no CS4, tenemos Capas de Ajuste; así que no tenemos pretextos pensando que esta genial herramienta tiene poco tiempo de haber nacido y por eso no sabíamos de su existencia.

Hablemos de las Capas de Ajuste, como diríamos en México, con “palitos y bolitas”. Pensemos que me pongo unos lentes azules y entonces comienzo a ver a la gente azul… No, no se convirtieron en Pitufos, simplemente los veo con una tonalidad azul que proporcionan mis lentes; si me los quito, la gente vuelve a ser de su color normal. Eso es básicamente lo que sucede con las Capas de Ajuste, modifico la apariencia de lo que vemos, mas no cambiamos su constitución.

Aterricemos esto en el lenguaje de Photoshop. Cuando aplico un ajuste, digamos, de Tono/Saturación/Brillo a una capa en particular, modifico sus pixeles para lograr la apariencia deseada; digamos, una tonalidad anaranjada y un poco más de saturación. Al modificar directamente el pixel, estoy realizando lo que conocemos como una Edición “Destructiva”. ¿Que por qué destructiva? Porque me estoy metiendo directamente con la información del pixel, cambiando su composición y dejándome sin posibilidades de regresar a su información original al momento de que acepte esas modificaciones y cierre mi imagen. Hablando de edición de imágenes, esto es riesgoso, pues nos es realmente conveniente conservar siempre la información original de nuestras fotografías. En caso de que optemos por duplicar y respaldar nuestras fotos (práctica común entre la mayoría), sí que mantenemos la foto original, pero nos resulta en megas y megas de espacio en disco desperdiciados sin necesidad; además de que hay prácticas más acertadas y versátiles a nuestra disposición. Como las Capas de Ajuste.

Capas de ajuste

Ajuste destructivo en Photoshop

Estas capas las encontramos bajo el menú de Capas, donde se despliega casi el mismo submenú de Ajustes. El equipo de trabajo de Photoshop, al darse cuenta de que mucha gente simplemente desconocía la existencia de este menú (no voy a pedir que levanten la mano aquéllos que han investigado todos y cada uno de los menús y submenús de Photoshop…), decidió para CS4 crear un panel específico para la visualización, aplicación y edición de Ajustes a través de Capas de Ajuste; haciéndolas totalmente evidentes y listas para usarse. Este panel, a partir de CS6, nos permite únicamente visualizar y aplicar las capas, enviando ahora su edición y visualización posterior al nuevo panel Propiedades, que ahora aloja también las Máscaras y gran parte de la edición sobre elementos 3D.

Al momento de seleccionar el ajuste deseado, vemos que se crea una nueva capa con ese ajuste, por encima de la capa donde nos encontremos. Al momento se despliegan los valores de ese ajuste en el panel de Propiedades, donde podemos modificarlos según necesitemos. Vemos que eso se refleja inmediatamente en nuestra imagen; IMPORTANTE: afectando la apariencia del contenido de las capas que quedan por debajo de esta nueva Capa de Ajuste recién creada.

Capa de ajuste

Edición no destructiva mediante Capas de Ajuste

Dentro del panel Propiedades, podemos editar el ajuste tanto manualmente como a partir del listado de ajustes preestablecidos; además, algunos ajustes cuentan con un botón de Automático, el cual en muchas ocasiones es realmente útil (otras tantas, simplemente nos hace perder un poco de tiempo). Lo importante es saber que tenemos las opciones y que las utilicemos según nuestras necesidades.

Hasta este momento, con eso, en mi humilde opinión, ya sería suficiente ventaja trabajar con las Capas de Ajuste por encima de los Ajustes directos; sin embargo, apenas viene lo divertido. Nuestros Ajustes aplicados a partir de Capas de Ajuste, son totalmente editables en todo momento. Es decir: puedo ocultarlos, visualizarlos y modificar sus valores a placer, en cualquier momento que yo lo necesite. De hecho, puedo compartir mi documento a cualquier colega, y también podrá hacer lo propio… siempre y cuando tenga una versión posterior a Photoshop 4 (que a estas alturas, suponemos todos lo cumplen).

Buenísimo, ¿no? Vaya, resumiendo: estamos modificando la apariencia de nuestra imagen, sin tocar el pixel, y este ajuste es totalmente evitable en cualquier momento, logrando con la apariencia de nuestra imagen cuanto queramos sin perder su información original en momento alguno. Eso es “Edición NO destructiva”.

Como extra, vamos a ver que cada Capa de Ajuste cuenta, de forma automática, con una Máscara de Capa, la cual permite crear áreas protegidas sobre nuestra imagen; es decir, editamos donde queremos que se vea aplicado ese Ajuste agregado. Ya hablaremos más a profundidad de las Máscaras de Capa, otro pilar de la Edición NO destructiva.

One thought on “Trabajar con capas de ajuste en Photoshop

  1. January 17, 2013

    EL CAN Reply

    GRACIAS, EXCELENTE CONSEJO!!!!!!!!!!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *