Conoce el formato RAW

RAW es un formato de archivo de imágenes que contiene toda la información que captura la cámara digital para realizar un postproceso en un programa de edición de imágenes que soporte este formato. Actualmente muchas cámaras de rango medio y todas las de rango alto tienen la capacidad de guardar las imágenes en este formato.

Cuando se hace una captura en formato JPG o TIFF existen dos inconvenientes principales:

  • Las imágenes son capturadas con los ajustes de exposición, balance de blancos, etc, de la cámara con lo cual obtenemos una imagen totalmente procesada, sin embargo es probable que posteriormente necesitemos hacer cambios en esta imagen que corresponden a un reproceso y que en algunos casos se dificultan por los ajustes que se realizaron en la cámara en el momento de la captura.
  • Estos formatos aplican compresión a las imágenes lo cual puede afectar su calidad dependiento de los ajustes de calidad configurados en la cámara

Por el contrario, al hacer capturas en formato RAW:

  • La cámara guarda toda la información que es capaz de capturar con sus sensores. Esta información que en un principio puede parecer redundante nos da un amplio margen de datos para ser procesados posteriormente en Lightroom, Photoshop u otro programa para imágenes RAW. De hecho, procesos como el HDR (High Dynamic Range) requieren la mayor cantidad de información posible.
  • Los ajustes de proceso para el formato RAW son muy flexibles, pudiendo cambiar en términos generales todo lo que normalmente ajustarí­amos en la cámara, lo cual permite que a partir de una sola toma obtengamos múltiples variaciones de la misma imagen.
  • No se aplica compresión por lo cual estás trabajando con el 100% de calidad para finalmente exportar a tu formato final como psd o tiff en la resolución requerida.
  • La información original del archivo RAW permanece siempre intacta ya que los ajustes no son destructivos por que son almacenados como metadatos que modifican la visualización de la misma y solo se aplican en el momento de la exportación final. Esto convierte al formato RAW en un negativo digital que siempre tendrá la información original.

Naturalmente también hay desventajas en trabajar con el formato RAW entre los cuales podemos mencionar el hecho de tener que aprender a dominar un software de procesado de imágenes en RAW como Lightroom, Photoshop o cualquier otro. Los tamaños de archivo son mucho más grandes lo cual también es una desventaja al requerir mucho espacio de almacenamiento enla cámara y en el lugar donde haces backup.

El formato RAW no es necesario para todos los escenarios, sin embargo si eres fotógrafo profesional o aficionado, es hora de empezar a experimentar con este formato para que conozcas sus bondades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *