Edición no destructiva en Photoshop

Nivel: Básico

Photoshop es la aplicación número 1 en el mundo para la creación y corrección de imágenes. No cabe duda que sus capacidades, desarrolladas y mejoradas a lo largo de sus 22 años de vida (y contando), nos permiten crear imágenes por demás impresionantes, ya sea realistas o fantásticas, desde ceros o a partir de fotos con excelente o paupérrima calidad, con muchas horas de trabajo o unos cuantos ajustes. No importa la imagen de origen ni el destino al que vayamos, Photoshop es un conjunto de herramientas listas para lo que necesitemos al momento.

Sin embargo, a través del tiempo, así como se han ido mejorando los flujos de trabajo -optimizándolos y teniendo más y mejores herramientas-, también se han ido arrastrando malas prácticas entre novatos y verdaderos profesionales. Ajustes y Efectos, son dos de las cosas que más aplicamos cuando trabajamos con imágenes… ¿y si les cuento que ajustes y efectos son de las peores cosas que le podemos hacer a una foto? Perdería sentido trabajar con Photoshop, ¿correcto? Ok, la situación es que, lamentablemente, la mayoría de las personas hace un mal uso de estas, entre otras, capacidades de Photoshop. ¿Es posible aplicarlos de forma correcta? ¡Por supuesto! Y el mismo Adobe se ha dado a la tarea, desde hace unas versiones, de difundir los flujos de trabajo correctos e invitarnos a usarlos. Edición NO destructiva es la clave de todo esto, y es muy sencillo cuando entendemos el concepto. En el momento en que aplicamos un ajuste a nuestra foto, estamos manipulando los pixeles de la misma, cambiando su configuración original sin forma existente de que, por la razón que sea, podamos regresar la imagen a su estado original. Claro, ¡siempre hemos previsto esto!, me dirán aquellos que han hecho esto durante años, duplicando la capa u optando por dejar siempre un respaldo de la imagen en cuestión. Esto, por supuesto, es una muy buena idea, que de hecho es parte de más de un proceso de edición específica, pero pensemos en el control de versiones y el incremento en el peso de nuestras imágenes o incluso la interminable cadena de imágenes duplicadas por aquí y por allá (eso también nos ha pasado a todos y durante muchos años) cuando no es imperiosamente necesario . Lo mismo sucede con filtros y algunas otras operaciones que aplicamos a nuestras imágenes, modificando, invariablemente, su constitución original. Edición destructiva se le llama a esto. Queda claro, ¿no?, estamos destruyendo los pixeles originales de la imagen, sin posibilidad de restitución. Así, la edición NO destructiva se basa en la idea de NO modificar los pixeles que constituyen la imagen, sino su APARIENCIA; con lo que siempre obtenemos el mismo resultado que buscamos pero conservamos la información de origen de nuestras fotos, permitiéndonos regresar siempre a ese punto de inicio para poder hacer lo que queramos según las necesidades técnicas, fáticas temporales o emocionales del proyecto en cuestión. Dentro del espectro de elementos de edición NO destructiva, encontraremos: Capas de Ajuste y Objetos inteligentes, dentro de los cuales, por ejemplo, listamos los Filtros inteligentes y los Apilamientos. La idea es ir hablando de ellos de forma puntual para entender cómo funcionan, aplicarlos correctamente y migrar, definitivamente, a la línea no destructiva de edición en Photoshop. Este es el primero de una lista de artículos en este sentido, donde explicaremos y pondremos en práctica estos conceptos para usarlos de ahora en adelante… espero que los disfruten.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *